Sbye

Centros de Salud Integral

Salud y Alimentación, la vía más directa

 

El alimento es el medicamento más potente y la droga más directa para nuestro cuerpo; según lo que comas conseguirás salud o enfermedad de forma directa.

 
Hay al menos cuatro relaciones directas entre el alimento y la enfermedad, y esto es así porque una alimentación inadecuada genera las siguientes consecuencias nefastas en tu organismo:
 
  • Oxidación y radicales libres;
  • Inflamación y debilidad inmunitaria;
  • Alteración del pH del cuerpo;
  • Desnutrición. 

 

     

Oxidación

 
¿Te das cuenta de lo que le sucede a un material o a un alimento cuando se oxida? Aunque suene desagradable, algo así nos pasa a nosotros por dentro cuando nos oxidamos. 
 
Científicamente se le llama radical libre a aquel átomo en cuya órbita un electrón está desemparejado y se encuentra en forma inestable. Estar inestable significa no estar completo y equilibrado. Ese electrón inestable no está a gusto, por lo que buscará la estabilidad uniéndose a un nuevo electrón. Un radical libre genera daño en nosotros al robarnos los electrones de nuestra estructura.
 
¿Cómo se origina un radical libre? Por lo general los originamos con nuestro metabolismo, es como el desecho de las reacciones químicas metabólicas. El metabolismo es como la caldera de nuestro cuerpo, quema nutrientes ante la presencia de oxígeno (como cualquier hoguera) y “el humo-residuo” que genera son los radicales libres. Por tanto, cuanto más uses tu metabolismo más radicales libres generarás. ¿Para qué usas tu metabolismo? Para generar energía. ¿Cuándo abusas? Cuando consumes mucha energía. Comer en exceso genera un elevado número de radicales libres, hacer un ejercicio intenso genera radicales libres, pensar mucho y estar estresado genera radicales libres, pero las toxinas y contaminación también alteran tu organismo creando radicales libres. El cuerpo está preparado como siempre para ciertas agresiones pero si abusamos de ellas desequilibramos la balanza.
  

  

envejecimiento

Los radicales libres se combaten con antioxidantes, que están mayoritariamente en los vegetales, especialmente en las verduras y en las frutas, y según el radical libre que se genera también hay un antioxidante, por lo que comer muy variado, especialmente en vegetales, es muy importante. 
 

Todas las enfermedades tienen un componente de oxidación.

 

Inflamación y debilidad inmunitaria

Todo dolor tiene un origen en una inflamación, pero no toda inflamación se manifiesta con dolor, por tanto, hay inflamaciones latentes en tu cuerpo que, en un elevado número de casos, se originan con una alimentación inadecuada. Alimentos que inflaman directamente son las carnes, los huevos, los lácteos, las grasas de soja y maíz, la pastelería y todas las grasas transformadas… e indirectamente todos los alimentos con alta carga glucémica, como el pan, las pastas, los zumos, el arroz, etc.

 

tortitas desayuno

  

 

Por el contrario, los alimentos que de orma directa desinflaman son el pescado y las algas, y los que desinflaman de forma indirecta son las verduras y las frutas, que controlan nuestra carga glucémica.

 
Si ya te has dado un golpe, y se produce una inflamación ya que la sangre lleva a su ejército para tu recuperación, puede suceder que si comes mal, la respuesta antiinflamación no llegue y el golpe, a pesar de haber pasado el tiempo “reglamentado” para su recuperación, no deje de dolerte.
 
Un buen fisioterapeuta, antes de tratar tu enfermedad, va a recomendarte dejar los alimentos inflamatorios para que pueda trabajar realmente con lo que está sucediendo en tu cuerpo y no con toda la alteración de tu cuerpo.
 
La inflamación provocada por la alimentación es uno de los componentes más directos de las enfermedades actuales, y hoy se conoce que es, también, el origen real de las enfermedades cardiovasculares, junto con los radicales libres. La obesidad, por ejemplo, es un estado inflamatorio del cuerpo, por eso con enfermedad es tan difícil bajar de peso, algo que, por otro lado, es imprescindible. La obesidad es un síntoma de inflamación silenciosa en el cuerpo y de ahí que una persona con sobrepeso sea una "bomba de relojería", y cualquier trauma pueda desencadenar una enfermedad sintomática. De hecho, tener durante veinte a treinta años inflamación silenciosa, es decir, inducida por la alimentación, se convierte en una enfermedad crónica.
 
 

 

 

Alteración del pH del cuerpo

 
Nuestro cuerpo, al igual que mantiene una temperatura más o menos estable, tiene que tener un pH más o menos estable. Cada órgano tiene un pH concreto. La sangre es ligeramente alcalina y el colon mucho más alcalino, siendo la piel o la vagina muy ácidas. En ese medio alcalino se da la vida pero en el ácido no.
 
La forma más evidente de hacerte comprender la importancia del pH en el cuerpo es a través del ejemplo del agua. Piensa en una piscina. Cuando el agua se estropea por estancamiento, aparecen algas e incluso insectos. Esas algas y esos insectos ya venían en el agua, pero al cambiar la naturaleza del líquido, ellos “mutan”, cambian a otra estructura.
 
En el cuerpo o en los demás seres vivos pasa igual. En nuestro colon hay organismos vivos, nuestra flora intestinal o probiota, que necesitan un pH 8 para vivir cómodamente, cuando este pH se altera, se transforman en otros, por ejemplo en cándidas. Sé que no es una imagen agradable la que ahora voy a hacer que imagines, pero ¿cómo se desintegra un organismo cuando muere? ¿Quién lo deshace? ¿Por qué nos molestamos en meternos en cajas para enterrar nuestro cuerpo, si se va a degradar por la misma fuerza de la naturaleza? Esto sucede también con una manzana o con una cereza, o incluso con una lechuga que venía sin bichos de la tienda, aunque para esto debe no estar tratada químicamente, es decir, debe tener realmente vida.
 
Se ha demostrado científicamente que el cáncer se produce en medio ácido, es decir, en un lugar sin oxigeno. En acupuntura se sabe que con cáncer los meridianos están todos muy vacíos de energía. Por tanto, lo que sucede es que en esa zona del cuerpo hay estancamiento, no fluye la energía, no fluyen los nutrientes, no fluye la sangre adecuadamente, no llega sangre oxigenada, etc… piensa de nuevo en una planta, qué le sucede cuando no le llega el sol, el aire o el agua… pues primero va sobreviviendo como puede, después necesariamente muere.
 

 

 

inflamacion estomago

  
La acidificación crónica también produce enfermedad o sintomatología en las situaciones leves. Las piedras en los riñones o en la vesícula son claros ejemplos de acidificación, al igual que la helicobacter pylori, hoy ambos casos tan abundantes.
 

Desnutrición

Todo el desequilibrio anterior lleva también a un desequilibrio nutricional, y todo se junta y se da la mano para la enfermedad. Todas las funciones corporales se inician a través de reacciones metabólicas y estas siempre con la presencia de algún nutriente. Pero, además, las estructuras corporales son nutrientes. En consecuencia, si carecemos de algún nutriente, la estructura no se forma correctamente, se vuelve débil. Imagínate que estás calcetando una bufanda de tres lanas y te quedas sin una…

 

¿Por qué si no nos falta comida nos desnutrimos? Hay tres causas directas:

  • No ingerimos nutrientes con nuestra alimentación. Esto es así porque comemos lo que en Sbye llamamos calorías vacías, es decir, alimentos energéticos sin nutrientes: pasta, arroz blanco, pastelería, pan, refrescos, alcohol, chucherías, palomitas, etc.

pasta

 

 

También dificulta una correcta nutrición la masiva industrialización de la alimentación con procesos que desarrollan las plantas sin el tiempo óptimo de maduración por ejemplo, pero es un factor a nuestro juicio menos importante que el anterior.

 
  • No asimilamos bien esos nutrientes. La vía directa es el desequilibrio de nuestro cuerpo pero principalmente de nuestro intestino. El intestino es un órgano dotado de gran inteligencia, y es capaz de traspasar los nutrientes necesarios a nuestro cuerpo en un cálculo muy preciso. Sin embargo, cuando funciona mal o bien no se produce el traspaso de nutrientes o no discrimina esos nutrientes. En nuestra sociedad tenemos grandes problemas intestinales y esta forma de desnutrición está también muy presente.
 
  • Ciertos hábitos, sustancias o procesos nos roban o no nos dejan asimilar los nutrientes. Fumar desgasta nutrientes como la vitamina C, tan importante para el metabolismo y también para la belleza de la piel; los medicamentos interactúan con los nutrientes y, por ejemplo, las estatinas que nos recetan para controlar el colesterol consumen coenzima Q10, otro antioxidante esencial para nuestra salud, de ahí una de las razones de los efectos secundarios de los medicamentos; el estrés hace que excretemos muchísimos nutrientes como el magnesio o el potasio y de ahí que nos quedemos cansados,…
 
Todos los estados de enfermedad presentan carencias en sales minerales y otros nutrientes. La acidificación también gasta nutrientes, al igual que la oxidación y la inflamación, y de este modo el cuadro se completa.