Sbye

Centros de Salud Integral

Entender la enfermedad

 

 

 ¿Qué es realmente la enfermedad?

 

El cuerpo humano es una máquina perfecta y constantemente está luchando por su efectividad y por su supervivencia.

 

Cuando enferma lo hace por algún motivo, al cual no siempre prestamos la atención que requiere. Los síntomas son alertas de que algo no funciona bien, que se deben tomar medidas contra algo que no se está haciendo correctamente.

 

 

 

 
 
 
 

Virus y defensas

 

Es cierto que el ataque al cuerpo puede venir del exterior, en forma de virus, pero lo cierto es que es muy difícil el contagio si tenemos unas defensas altas.
 
Los virus están  a nuestro alrededor mutando y cambiando porque son organismos vivos que luchan por la supervivencia. Pero los virus no afectan por igual a todas las personas. Las últimas crisis sanitarias, como la del virus del Ébola, la de la Gripe A, o el mal de las vacas locas, han puesto en evidencia que unas personas sobreviven o incluso no se llegan a infectar a pesar de haber tenido contacto con el virus y otras fallecen. Pasa lo mismo con el Sida o un simple herpes o  con el papiloma.
 
Nuestra sanidad se está centrando en prevenir los contagios a través de medidas asépticas, medidas de higiene, de utilización de aislantes... cuando, desde nuestra opinión, deberíamos prevenir en donde tenemos capacidad, que es en nosotros mismos. No es que estemos en contra de la limpieza, en absoluto, creemos en un mundo limpio, respetuoso, equilibrado y ordenado, pero consideramos que el punto de atención está mal dirigido.
 
 

  

virus

Un sistema inmunitario fuerte se fortalece con las agresiones, de hecho esto es lo que hacen los bebés desde que nacen. Tienen una tras otra enfermedad para fortalecerse, para enfrentarse a un medio hostil. Sin estas enfermedades no podrían crecer sanos y fuertes, ¡curioso! ¿Verdad?

 

Las funciones de la enfermedad

 

La enfermedad existe para:

  • Fortalecernos ante el agente desencadenante;
  • Recuperarnos y volver al equilibrio;
  • Llamar nuestra atención para corregir las conductas que nos están desequilibrando.

persona mayor

 

La primera función la hemos explicado al decir cómo se fortalece el sistema inmunitario.
 
La segunda es sencilla de explicar. Una gripe se produce de nuevo cuando las defensas bajan y entra el virus de la gripe. La razón por la que las personas de la tercera edad deben vacunarse, es justo esta, sus defensas son más bajas que las de una persona joven, su sistema inmunitario ya está deteriorado y un pequeño ataque puede suponer ya una derrota.
 
Pero en una persona joven, es decir, en la que en principio podríamos presuponer que las defensas están altas, ¿cuándo entra el virus de la gripe? De nuevo cuando sus defensas caen, generalmente esto sucede bien tras una época de mucha sobrecarga (emocional, trabajo…) o por una alimentación o hábitos inadecuados que lo debilitan. Un estado gripal obliga a la persona a estar en cama, a descansar, justo lo que el cuerpo necesita para reponerse del desequilibrio que la persona le ha originado.
 

 

 

 

Otra enfermedad, por ejemplo, una tendinitis

 

Si todos los días realizas un trabajo monótono y repetitivo y no tomas las precauciones debidas, corres el riesgo de contraer una enfermedad. En el ámbito laboral, por ejemplo, hay toda una política de riesgos laborales intentando que hagas tu trabajo de una forma más saludable, pero no siempre se siguen los criterios o no siempre son sencillos de seguir. Imagínate en una procesadora de productos cárnicos, todos los días envasando miles de bandejas, cogiendo pesos y haciendo el mismo movimiento. Tu brazo puede resentirse en forma de tendinitis. No vamos a hablar ahora de emociones, que también están implicadas, sino simplemente de la sobrecarga del brazo. La tendinitis obliga al descanso para reponerse. La inflamación producida lo que hace es llevar sangre y defensas a esa zona sobrecargada para su recuperación.

tendinitis

 

llamar tu atencion

Tercera función, llamar tu atención

La tercera función puede ser más difícil de aceptar, pero para nosotros es fundamental porque nuestro objetivo es guiarte para que crezcas en tu enfermedad. Nada sucede porque sí. En Sbye creemos que la naturaleza es perfecta y el ser humano increíblemente fascinante. Entonces,  ¿por qué enfermamos tanto? El cuerpo, como decimos, nos avisa de que algo estamos haciéndolo mal. Ya hemos explicado que un virus entra si tenemos las defensas bajas y que estas pueden bajar por malos hábitos o por estrés emocional, laboral o circunstancial. Debemos aprender de cualquier experiencia, bien a no estresarnos en el trabajo, bien a desarrollar nuestro equilibrio emocional...

 

 

Salud y emociones, la somatización

 
Las emociones también están detrás de la enfermedad. Como puedes comprobar en el artículo “El cerebro y nuestro cuerpo” somatizamos constantemente. Esto es así porque el cuerpo y el cerebro están unidos por nervios y hormonas y un simple pensamiento puede desencadenar respuestas hormonales y nerviosas constantes. Piensa en cuando te pones a sudar porque estás nervioso ante algo que no estás seguro de dominar, como un examen, una nueva cita amorosa, tu jefe, una reunión... Tu angustia, que viene de decirte frases del siguiente estilo: “y si no apruebo”, “y si no le gusto”, “y si me despide”, etc. se reflejan en tu cuerpo con la activación de glándulas sudoríparas. Del mismo modo puede activar cualquier otra glándula y generar flujo hormonal. 
 
Pero si profundizas más, a parte del sudor, puedes haberte tensado en los brazos, en la zona cervical y haber producido contracturas. Esto es así por haber mandado impulsos nerviosos a esas zonas, provocando un estrés en el músculo, además de haber sobrecargado la zona con toxinas y sangre del estrés.
 
Bueno, pues en los músculos, en la piel, en el pelo… es fácil ver el estrés, que como decimos se produce emocionalmente y no nos referimos solo al laboral, pero ya no es tan sencillo verlo en otras enfermedades. No es algo nuevo, ya que en medicinas mucho más antiguas que la nuestra, como la medicina ayurvédica o la medicina tradicional china funcionan desde hace más de 5.000 años, ya lo relacionaban.
 
¿Cuánta gente has visto enfermar después de un trauma importante? Seguro que incluso has oído hablar de algún caso de una persona que murió tras el fallecimiento de un ser querido y todo el mundo habla de que murió de pena. Y es que esto es así, las personas podemos desgastarnos muchísimo a nivel emocional.

 

 

estres 1

 
Aunque esta no es la única causa, pero sí una causa casi siempre presente en la enfermedad, debemos analizar las causas que a día de hoy sabemos están detrás de las enfermedades y sobre las que tenemos que aprender a actuar.