Sbye

Centros de Salud Integral

Cómo se genera la enfermedad

 

¿Alguna vez te has parado a pensar por qué enfermas más de una enfermedad que de otra? ¿Por qué en una época de tu vida enfermas de una manera y en otras de otra? ¿Crees que todo está determinado por los virus o por tu genética?

 

 
La mayor parte de las enfermedades tienen estos componentes:
  • Genética o predisposición.
  • Mala alimentación.
  • Problemas emocionales.
  • Intoxicación y virus.
 

 

 

Genética

Si bien venimos con una información heredada, los genes no son inmutables. Ya se ha demostrado científicamente que esto es así, al igual que nuestros músculos cambian con el ejercicio y la alimentación, nuestros genes y nuestro cerebro, por poner más ejemplos, también lo hacen.
 
Las enfermedades mentales están proliferando, ¿quizá se ha puesto de moda que todos los genes heredados sean para enfermedades mentales? Es absurdo pensarlo, ¿verdad? Quizá entonces no se pueda explicar todo desde el punto de vista genético.
 
Realmente la genética te hace más predispuesto a desarrollar una enfermedad u otra, eso es cierto, pero va a depender de tus hábitos de vida que se desarrolle o no. A veces heredamos ya una enfermedad y cuesta salir de ella porque no olvidemos que nuestros padres y abuelos también tuvieron unos hábitos y emociones. 
 
Con esto queremos decir que si bien la genética tiene un papel en la enfermedad, no siempre es determinante, y mucho menos inmutable. Si esto fuese así, la vida sería una auténtica lotería, y no es así, podemos hacer muchísimo más. Al menos en Sbye estamos acostumbrándonos a romper con el determinismo de los diagnósticos.
 
 
 

  

 

 

genetica

 

 

Mala alimentación

Por suerte o por desgracia este sí es un factor crucial en nuestra salud y, por tanto, clave para originar una u otra enfermedad. Nuestro cuerpo físico se fabrica a través de materiales físicos y estos son las sustancias químicas presentes en los alimentos, los nutrientes. Un músculo humano está conformado de muchos nutrientes: aminoácidos, es decir, proteínas, glucosa, hierro, vitaminas B, grasas, etc. al igual que la carne en general, que nos aporta estos ingredientes.

 

Cuando un niño está en el vientre de su madre se está formando de la materia que la madre tienen en el cuerpo; si la madre tiene nutrientes a él no le van a faltar, pero sí puede dejar a la madre sin esos nutrientes y otros materiales. Podríamos comparar amorosamente a un bebé con un parásito, porque así se comporta con la madre en la gestación, cogiendo todo lo que le haga falta para salir adelante. 

fast food

 

 
Cuando ya nace, las madres se obsesionan con darles buenos cuidados y alimentos y después, llegado un momento, cuando ya nos relajamos y creemos que ha crecido, comenzamos a tener otra relación con la comida, como si ya no hiciese falta. 
 
¿Harías esto mismo con una planta? Una planta necesita sol, agua y nutrientes constantemente, no solo energía, es decir, sol. Pero es un ser más sencillo que nosotros y más delicado, por lo que una falta de estos elementos enseguida la matan. 
 
Nosotros somos como cualquier ser vivo de la naturaleza y es constantemente estamos reponiéndonos, porque todo el rato nuestras células mueren y otras vuelven a nacer. De hecho todo nuestro cuerpo está repuesto en no más de 15 años, así que continuamente estamos en crecimiento y necesitando buenos alimentos.
 
Sin los alimentos adecuados nos desnutrimos, y esto sucede en mayor o en menor medida según la carencia, según nuestro punto de partida, la genética, y las circunstancias, de ahí que los hábitos hacen que una persona enferme. Pero, además, nos acidificamos, nos intoxicamos, nos oxidamos y nos inflamamos. También se da la relación inversa, con los alimentos nos recuperamos, y sin ellos la recuperación es casi imposible.
 
Seguiremos hablando más de este tema en el siguiente artículo de esta sección.
 
 

 

 

Problemas emocionales

 
Los problemas emocionales son otra causa de enfermedad. Tanto es así que incluso puede mediar en una fractura o un esguince. La  mente puede generar una tensión en el músculo o incluso en el hueso. De hecho, científicos descubrieron la razón de que un hombre sobreviviera sin ninguna fractura en su cuerpo tras haber sido arrastrado por un tornado kilómetros de su casa. Como sabes un tornado levanta todo por el aire y posteriormente lo deja caer a muchísima distancia de donde lo ha recogido. ¿Cómo pudo superar esta circunstancia este hombre? La explicación que hallaron fue muy simple, el hombre se había quedado inconsciente debido a un golpe anterior en la cabeza, sin mente su cuerpo estaba relajado, como su constitución era buena, todo su cuerpo mitigó el golpe y lo expandió en forma de vibración, no hubo lesiones.
 
¿Qué sucede si estamos tensos? Sucede justo lo contrario, contraemos indebidamente la musculatura y esta puede romperse porque no tiene suficiente elasticidad para amortiguar nada. Sufrir estrés emocional contrae tus músculos, cambiar tu flujo sanguíneo, generar un circuito hormonal… puede llegar a colaborar inlcuso en un esguince o una fractura.
 
 

 

radiografia

 

Pero vamos a hilar más fino. ¿Por qué un pie y no un brazo? ¿Por qué un codo y no una rodilla? Fíjate en tus emociones y cómo te tensas. Cuando tienes miedo la zona que se contrae es la zona media del cuerpo, cuando te enfadas son tu mandíbula, tu pecho, tus cervicales, la espalda o los brazos, cuando te entristeces el pecho cae, los hombros caen, la cabeza cae, cuando te tensas por una relación afectiva sobrecargas tu lado izquierdo, cuando lo que deseas es dirigir algo de tu vida sobrecargas el derecho ¡es pura observación! ¡Pero aquí es donde hay más papeletas para que tu lesión se origine! Estás concentrando tu energía, tu sangre y tus hormonas en esa zona.

 

Toxinas y virus

 
Nuestro mundo actual está un poco sucio, por decirlo suavemente, y constituye otra de las múltiples paradojas de este mundo. Mientras nos obsesionamos con la limpieza y gastamos muchísimo dinero en higiene, nos llenamos por dentro de toxinas o vivimos en viviendas contaminadas. Por si fuera poco, los alimentos presentan todo tipo de sustancias que nuestro cuerpo no va a asimilar, es decir, para nosotros son basura que debemos eliminar. Sin embargo, otras sustancias más nocivas, sí las asimilamos, porque se comportan como nutrientes para nuestro cuerpo. 

 

vaca

 
 
  
Nuestro cuerpo es un gran laboratorio químico y está constantemente produciendo reacciones químicas. Las reacciones químicas son en esencia enlaces, emparejamientos. Si una sustancia siente atracción por otra se empareja, y si llega otra que se parece quizá la acepte y también se empareje. Estas son las peores toxinas y muchas están en los alimentos, en los materiales industriales y en el aire.
 
Muchas de las enfermedades tienen su origen en un exceso de suciedad. Para nuestro cuerpo son toxinas:
 
  • Los productos químicos que están en servilletas, plásticos, jabones, cosméticos, tampones…
  • Las radiaciones de los electrodomésticos…
  • Tabaco, alcohol, fármacos, drogas…
  • Parásitos, virus, estrés, toxicidad intestinal…

 

Muchas enfermedades tienen su origen en el colapso del sistema excretor y en el colon, ya que es uno de los primeros órganos en desequilibrarse debido a la gran cantidad de vida que alberga en forma de flora intestinal. Cuando el colon no funciona bien va contagiando al resto del organismo: los pulmones, la piel, el sistema linfático, la circulación... y provocando una sintomatología que aparece en otro órgano pero cuyo origen no radica en él. Este es el caso por ejemplo del acné o de la celulitis, pero también de muchos casos de psoriasis y dermatitis, por poner ejemplos sencillos.

 

La alimentación, que incluye el agua y la respiración, es la vía más importante para ayudar a depurar nuestro organismo, de forma especial los alimentos vegetales tales como verduras y frutas.