Sbye

Centros de Salud Integral

La enfermedad emocional

 

 

 

Hasta ahora estábamos acostumbrados a ir al psicólogo o al psiquiatra cuando teníamos un problema de ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar... Sin embargo, hoy sabemos que todas las enfermedades tienen distintos componentes y que todo en el cuerpo está unido e influyéndose.

 

 

 
 
 
 
 

Un ejemplo, la depresión

 
Una depresión, por poner un ejemplo, no se pude tratar solo desde la mente, así como no se puede tratar solo desde el cuerpo. Una depresión, que es un estado emocional en el que la persona vive sin ninguna esperanza, con una actitud muy negativa hacia su persona y hacia la vida, sin paciencia, con sentimientos de culpa, de rechazo y de total abandono, tiene un componente físico en cuanto que falta serotonina y sin ella es difícil que pueda ser positiva.
 
Pero hay que tener en cuenta que esta persona está en este estado por la confluencia de dos factores psíquicos:

•Bloqueos emocionales, es decir, traumas;
•Creencias limitantes,  juicios que no la dejan salir de ese círculo vicioso en el que se ha metido.
 
Por supuesto también existen bloqueos energéticos, ya que tanto los chacras, como ciertos puntos de acupuntura, están colapsados.
 
Todo está influyendo en todo. Si no hay serotonina en el cuerpo, la persona no puede tener esperanza, ser positiva, vivir sin miedo, tener paciencia y ganas por hacer cosas, no puede dormir bien ni controlarse con la comida, ni tener ganas de vivir. Pero sin buenos pensamientos segregar serotonina es mucho más difícil. Además si los bloqueos emocionales persisten difícilmente se va a reponer y, por tanto, su energía no se va a estabilizar.

depresion 2
 

 

bronquitis

Una enfermedad y su componente emocional

 

Una broquitis, por ejemplo, puede suceder por un enfriamiento junto con unas defensas bajas, pero ¿por qué una bronquitis y no un corte de digestión por poner un ejemplo? ¿Por qué están las defensas más bajas en los pulmones que en el estómago?


Curiosamente las afecciones de los pulmones tienen que ver con traumas afectivos, por ejemplo la ruptura con una pareja, el enfado con unos hijos, con los padres, o simplemente el no sentirse queridos y la soledad.

 

A pesar de que las medidas recuperadoras para esta enfermedad sean físicas principalmente, ya que en naturopatía aconsejaremos ciertos suplementos y aceites esenciales, así como acupuntura y una correcta alimentación además de ciertas medidas broncodilatadoras, también podemos optar por llevar a cabo las técnicas de sanación activa conjugando energía y emociones, las cuales nos llevarán a un conocimiento de las razones y la forma de ser de la persona y, por tanto, a gestionar su mundo emocional y a enseñarle cómo actuar en estas circunstancias por las que ha pasado.

 

 

Somatizamos más de lo que en principio imaginamos 

 
¿Te sorprende? Pues curiosamente ya en nuestro idioma existen muchos dichos hablando de somatizaciones.
 
Expresiones como “me pones del hígado” te están diciendo que la rabia que te produce esa persona altera tu hígado, o “se me hace un nudo en la garganta” cuando reprimo lo que tengo que expresar, por ejemplo, cuando no lloro delante de otros, o “se me revuelve el estómago” cuando no toleramos algo.
 
Pero vamos a concretarte más para que te auto observes. ¿Se te alteran los intestinos por ejemplo cuando estás nervioso, cuando vas de viaje o a otra casa, o cuando has pasado mucho miedo? ¿Alguna vez te has dado cuenta que has estado con mucha tensión y después te duele la espalda, la cabeza o la cervical? O algo más obvio todavía, ¿te sonrojas cuando te da vergüenza? ¿Se te hace un nudo en el estómago cuando estás nervioso? Todas estas sensaciones son somatizaciones.
 
Nuestro cerebro no es un órgano a parte sin conexiones con el cuerpo; al contrario, nuestro cerebro está interrelacionándose con el resto de los órganos. 
 

 

somatizamos