Sbye

Centros de Salud Integral

La sanación activa y la alimentación consciente cambiaron mi vida

La gente me ve rejuvenecida; cuando me preguntan qué hago para estar así siempre digo que mi secreto es Sbye.
Leer más

Con la dieta Sbye no he vuelto a tener dolores

Me alegro muchísimo de haber conocido esta forma de alimentación porque ha cambiado mi vida.
Leer más

Aprender a comer mejoró mi salud

Desde que sigo el método nutricional de Sbye mi visión ha mejorado, ya no tomo protector gástrico y mi analítica está mejor que nunca.
Leer más

Con otros métodos me gastaba mucho dinero y no adelgazaba

El cuerpo ya no me pide saltarme la dieta.
Leer más

Como hasta saciarme sin sentimiento de culpa

Con la dieta Sbye en poco tiempo el cuerpo se vuelve más eficiente, permite comer de todo sin obligaciones de ingerir un determinado alimento ni descartar otros.
Leer más

Disfruto comiendo de todo, sin privarme de nada

Ahora me siento mejor, nunca me había sentido tan vital y con tanta energía.
Leer más

Desde que tomo Omega 3 saco mejores notas

No solo saco mejores notas, sino que además me ayuda a tener más memoria, antes tenía muy poca memoria.
Leer más

Con el método Sbye aprendí a alimentarme bien

Soy mejor jugando al brilé porque me alimento mejor.
Leer más

La sanación activa y la alimentación consciente cambiaron mi vida

 

La gente me ve rejuvenecida; cuando me preguntan qué hago para estar así siempre digo que mi secreto es Sbye.

 

Quedamos con Isabel para que nos cuente su expeiencia en el Centro de Salud Integral Sbye de O Carballiño. Nada más verla se apresura a decirnos "Sbye me ha cambiado la vida." 

 

Diagnosticada de fibromialgia desde hace años, durante nuestra conversación nos repite varias veces que haber cambiado sus hábitos alimenticios y haberse decidido por la alimentación consciente siguiendo las pautas indicadas por nuestra directora, María Garriga, ha sido una de las decisiones más acertadas de su vida. "He ganado calidad de vida, me siento viva, enérgica, fuerte, saludable, con ganas de hacer cosas..."


 

 

La sanación activa acabó con muchos dolores que padecía

Isabel acudió hace más de dos años a Sbye con el objetivo de librarse del "flotador" que se le había quedado alrededor de la cintura tras dar a luz a su hija pequeña. "No solo adelgacé hasta llegar al peso ideal para mi constitución, mi edad y mi estilo de vida, sino que aprendí a ver la vida de otra manera".
 
Y es que nuestra chica Sbye es habitual de otras técnicas alternativas que se ofrecen en el centro de O Carballiño. Confiesa que su preferida es la sanación activa gracias a la que padece menos dolores y a la que ha aprendido a sentirlos de una manera menos intensa. "Lo sorprendente es que desde la primera sesión de sanación activa a la que me sometí noté cambios positivos en mi salud.
 
Al retomar el tema de la dieta y preguntarle sobre qué es lo que más le sorprende de ella nos dice que "algo que inicialmente te parece tan complicado y aburrido como seguir una dieta, te das cuenta que es muy sencillo y que para nada es monótono ni una carga. En mi caso, en poco tiempo, comer bien se volvió una necesidad. Además, como puedes comer de todo, son pocas las ocasiones en las que no puedes seguir la dieta."
 

 

unnamed 1

 

Isabel

Confianza plena en Sbye 

 
La confianza de Isabel en Sbye es plena, y la mejor prueba de ello es que ha confiado en nuestro equipo para solucionar cuestiones relacionadas con la salud física y emocional de su hija.

"Hubo una temporada en la que la niña lloraba constantemente porque no quería ir al colegio, no sabíamos qué le ocurría porque, aparentemente, no sucedía nada extraño ni en casa, ni en el colegio, ni con sus amigos. Un día se lo comenté a María y me recomendó las Flores de Blach. Lo cierto es que se las di –ella no sabía que las tomaba- y todo cambió. De repente volví a ver feliz a mi hija, risueña y con ganas de ir al colegio. Son cosas inexplicables que ves cómo se solucionan siguiendo los consejos y las terapias de Sbye. Y, por su puesto, mi hija come como yo, de forma consciente. Es una dieta que puede seguir todo el mundo, comemos de todo hasta saciarnos, 5 veces al día y el desayuno es sagrado."

Hubo otra ocasión en la que Isabel se sorprendió de los resultados de la sanación activa, en este caso a distancia. Su hija estaba sufriendo un brote de escarlatina y gracias a varias sesiones de sanación activa a distancia durante el mismo día, la mejoría fue tan grande que, tal y como nos cuenta Isabel "incluso la pediatra se sorprendió de la rápida mejoría de la niña; a los dos – tres días estaba curada."

 

 

 

La gente me ve más joven

 
Nos cuenta que no solo ella y su familia nota los resultados, sino que gente que la conoce de toda la vida se sorprende de lo vital y optimista que está y de cómo ha rejuvenecido. "En alguna ocasión me han preguntado cuál es mi secreto para que se me vea tan bien. Mi respuesta siempre es la misma; siempre digo que Sbye: alimentación consciente, sanación activa y caminar. A todo el mundo le recomiendo que acuda a Sbye, porque, además, en mi caso, tomo muchísima menos medicación de la que tomaba antes."

"Solo puedo agradecer al equipo de Sbye todo lo que me ha ayudado. Por supuesto seguiré confiando en ellos, en sus métodos, en sus terapias y en su profesionalidad."

Por nuestra parte, terminamos la conversación con ganas de seguir trabajando para que cada vez más personas puedan sentirse como Isabel, nuestra nueva Chica Sbye, saludable, vital y agradecida con nuestro trabajo.
 
 

 

  

 

Antes de dar por cerrada nuestra conversación, nos cuenta una última confesión. "El día que compré esta camisa, tomé la decisión de que me iba a poner bien, de que iba a buscar la manera de curarme y dar un cambio a mi vida, por eso tiene tanto simbolismo para mí".

 

La transformación física y emocional, en definitiva de salud, que ha sufrido Isabel ha sido el resultado de un trabajo en equipo en el cual el motor del cambio ha sido la propia persona, Isabel, nosotros hemos puesto el servicio de guiarla y las técnicas más eficaces para que lograra sus objetivos.

 

Gracias, Isabel.