Sbye

Centros de Salud Integral

Estreñimiento, causas y consecuencias

 

 

La salud de nuestro intestino es clave para nuestro organismo, y sin embargo en nuestra sociedad prácticamente el 90% de la población presenta estreñimiento u otras alteraciones de la flora intestinal. La celulitis, el acné, la flacidez, la rosácea... serán imposibles de atajar sin corregir los problemas de nuestro intestino; pero más graves son las consecuencias en la salud, pues la falta de nutrientes y la toxicidad desencadenarán a la larga enfermedades crónicas y degenerativas.

 

 

 
 

¿Por qué tengo estreñimiento?

 

Hace años podíamos simplificar mucho el estreñimiento y decir que una persona padecía estreñimiento si no comía suficiente fibra en su día a día. 

De este razonamiento han surgido muchísimas medidas para aliviar el estreñimiento, tanto en el mundo de las Herboristerías como de las Farmacias, y aunque siempre nos dicen que están indicadas para el estreñimiento ocasional, la realidad muestra que la población utiliza laxantes y enemas de forma constante en su vida.

Es verdad que para una buena salud intestinal el primer paso es comer correctamente. La fibra o alimentos llamados prebióticos son el sustento de nuestra flora bacteriana, unos microorganismos que habitan nuestro intestino y que nos ayudan con la digestión y las infecciones. A la flora le llamamos probiota y alimentos probióticos incorporan estos microorganismos y nos ayudan a repoblarla. 

Pero realmente nuestra flora nace con nosotros. En el momento del parto nuestra madre nos pasa estos microorganismos a través de la vagina y posteriormente a través de la leche materna, de ahí que los niños nacidos por cesárea y alimentados de forma artificial puedan desencadenar más problemas relacionados con la falta de flora intestinal (dermatitis, alergias, defensas bajas...)

Pero el estreñimiento también puede estar afectado por otras razones:

hincho como un globo

 

 

  • Falta de tono y elasticidad del intestino. El intestino es un músculo, debe realizar contracciones para ir moviendo las heces por él y llevarlas al recto. Si no hay fuerza en el músculo no podrá hacer su trabajo. Si padeces flacidez en alguna otra parte de tu cuerpo, podrás asegurar que también la tienes en esta zona. El ejercicio físico y la alimentación son los aliados del tono intestinal (como el de cualquier otro músculo o estructura) pero en muchos casos serán necesarias medidas adicionales en forma de suplementación temporal.
  • Hiperpermeabilidad y sequedad del intestino. Otra causa muy común es que tu intestino filtre demasiada agua y finalmente tus heces estén poco lubricadas, es decir, muy secas. Si esto es así te costará mucho defecar y siempre quedarás con una sensación de que queda más. Las heces serán pequeñas y secas. Si este es tu problema o se añade a los anteriores, además tendrás retenciones de líquidos, presentarás edemas, celulitis, sensación de hinchazón, piel seca, etc. 
  • Inflamación intestinal. Así mismo puedes presentar inflamación intestinal, es muy común, puesto que al no trabajar correctamente, el intestino se va irritando. Además puedes haber padecido alguna intolerancia de baja intensidad (por ejemplo al gluten o a la lactosa) que al no ser detectada en su día fue generando una inflamación más importante. O lógicamente también puedes tener una enfermedad intestinal como la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, síndrome de intestino irritable, etc. Para todo lo expuesto, también es clave la alimentación adecuada y la suplementación para revertir la inflamación o la enfermedad inflamatoria. Cuando presentamos inflamación intestinal tendríamos síntomas en la piel (eczemas, psoriasis, dermatitis, úlceras...) y podríamos defecar de forma acuosa y/o varias veces a lo largo del día.
  • Nerviosismo. Se trata de un estreñimiento ocasional y se provoca en los cambios. Las personas nerviosas suelen padecer este tipo de estreñimiento al salir de viaje o encontrarse fuera de casa. También es un estreñimiento que se puede paliar con la suplementación adecuada y sin tener que recurrir a laxantes. Pero al ser ocasional, es el menos peligroso.
 

Todos podemos aspirar a vivir sin estreñimiento

 

El estreñimiento se puede curar. 

 

alimentacion para estar bella

 

No aconsejamos el uso de laxantes, al menos de forma generalizada, puesto que pueden tener consecuencias a la larga muy desfavorables.

  • Pérdida de nutrientes imprescindibles para nuestro correcto funcionamiento: hierro, potasio, magnesio...
  • Pérdida de tono muscular y por tanto que el estreñimiento se agrave.
  • Deshidratación del intestino y por tanto de nuevo agravamiento del problema.

 

 

 

 

 

Por supuesto es clave una alimentación potenciadora de vegetales, pero dependiendo de la causa del estreñimiento esto puede no ser suficiente. Como habrás observado ya, existen personas que sin comer vegetales consiguen ir diariamente al baño, y sin embargo otras tiene que comer diariamente mucha verdura para conseguirlo y otras ni aún así. Por tanto no todos nos encontramos en la misma situación y por ello no nos valen a todos las mismas soluciones. En algunos casos es un trabajo laborioso y de tenacidad pues al coincidir varias causas debes ir atajando una a una. 

Si confluyen en ti una o varias de las siguientes circunstancias, entonces deberás hacer un estudio para determinar la causa o las casusas de tu estreñimiento:

  • Si no comes verdura dejas de ir al baño.
  • No consigues ir diariamente o cuando lo haces te cuesta mucho o te quedas insatisfech@.
  • Si tienes estreñimiento crónico.
  • Si además presentas cansancio, tendencia a engordar, problemas dérmicos, inflamaciones intestinales, reflujos gástricos, hernias, acidez, celulitis rebelde, acné agresivo, etc.
  • Si tiendes a las retenciones de líquidos, a la sequedad de la piel, a formar edemas, artrosis con edema, mala circulación, bolsas en los ojos, inflamación de vientre, etc.

 

 

 

Las consecuencias de una deficiente salud intestinal

 

Si nuestro intestino no trabaja correctamente son muchas las consecuencias para nuestra salud física y emocional, así como para nuestra belleza:

  • Enfermedades crónicas y degenerativas pueden tener su raíz en una mala salud intestinal: fibromialgia, artrosis, esclerosis, enfermedades autoinmunes...
  • Celulitis, dermatitis, eczemas, acné, úlceras, bolsas en los ojos, falta de tono, rosácea...
  • Mala circulación, arañas vasculares, entumecimiento de miembros, edemas y retenciones de líquidos, cefaleas...
  • Obesidad, depresión, cansancio crónico, ansiedad, pánico...

La razón fundamental de que la falta de salud intestinal sea clave para nuestra salud radica en las funciones tan esenciales que lleva a cabo:

  • Absorción de nutrientes.
  • Primera línea de desintoxicación del organismo.
  • Producción de hormonas y neurotransmisores.
  • Colaboración con el sistema inmunitario.
  • Primera línea de gestión de líquidos del cuerpo.
  • Equilibrio microbiológico del organismo.

Cuando nuestro intestino funciona correctamente absorbemos los nutrientes necesarios y eliminamos los tóxicos del cuerpo, con ello nuestra salud funcionará correctamente.

 

 

 

inflamacion estomago

 

Escribir un comentario