Sbye

Centros de Salud Integral

Los riñones, sede del miedo

 

Los riñones son uno de los órganos más interesantes para la medicina tradicional China. Están asociados con el miedo, el terror, la ansiedad, las dificultades para tomar decisiones. Cuando se pierden las ganas de vivir o cuando vivimos una situación que creemos que no nos lleva a ninguna parte, nuestro riñones se ven afectados. ¿Qué relación existe entre las emociones y los cálculos renales? 

 

 

 
 

¿Qué relación existe entre las enfermedades renales y las emociones?

 
La función de los riñones es eliminar los desechos nitrogenados de la sangre (urea, ácido úrico, pigmentos biliares, etc.) y participar activamente en la evacuación de sustancias extrañas introducidas en el organismo (sobre todo medicamentos y sustancias tóxicas). Además, cumplen una función principal en el proceso de regulación del volumen y de la presión osmótica de los líquidos corporales. Este hecho va ligado a que las personas que padecen problemas renales, por lo general, presentan falta de equilibrio en el plano emocional.

 

Suelen ser personas con dificultades para tomar una decisión, son demasiado emotivas y que se preocupan por los demás. Esa enorme sensibilidad está infrautilizada; la intensa actividad mental hace experimentar muchas emociones negativas, y ello impide lograr el discernimiento necesario que aportaría el equilibrio que se necesita para enfrentar situaciones difíciles, afectando directamente al correcto funcionamiento del riñón. 

 

 

enfermedad renal
 
 

 

El riñón, sede del miedo

 
Los riñones mantienen el equilibrio del cuerpo limpiando la sangre de sustancias tóxicas y compensando las "entradas" en el medio interior por "salidas" (secreciones de orina). Además, intervienen en el control de la presión arterial.
 

Si esto lo trasladamos al ámbito de las emociones, un mal funcionamiento de los riñones significa la retención de viejos esquemas, de ideas, pensamientos y sentimientos negativos que condicionan nuestro día a día.

 

Pero los riñones son, también, la "sede del miedo". Cuando se debilitan o cuando están lastimados puede deberse a la existencia de un miedo que no se quiere expresar. Por lo tanto, la persona que lo padece tendrá tendencia a vivir en los extremos, o bien se volverá muy autoritaria, con una tendencia pronunciada para la crítica, o al revés, se volverá sumisa, indecisa, sintiéndose impotente y viviendo decepciones tras decepciones. La vida para ella siempre le parecerá "injusta". 

 

Si los riñones dejan de filtrar sangre, es como si el cuerpo quisiera guardar durante el más tiempo posible este líquido para no perderlo o por miedo a carecer de él. Ante esta situación la persona debería de preguntarse qué circunstancia podría haber provocado un miedo asociado a un líquido (por ejemplo: si ya tuvo miedo de ahogarse, el líquido aquí sería el agua). Esto puede ser también el hecho de haber estado a punto de absorber un líquido tóxico. Los tubos colectores de los riñones estarán afectados si se tiene la sensación de deber luchar por la propia existencia.

 
 
 
 

 Miedo Pasillo

 

 

 

Cálculos renales

 
Los cálculos renales, también llamados piedras en el riñón, se forman de  los cristales procedentes de cantidades abundantes de sal de ácido úrico, residuo hormonal del riñón. Este ácido úrico representa viejas emociones por expulsar que se compactan creando una masa de energía solidificada, creada a partir de pensamientos, miedos, emociones y sentimientos agresivos sentidos hacía alguien o hacia una situación.
 
Pero aunque se formen los cálculos en los riñones, no se engendran en ellos. El riñón es un filtro de emociones de los residuos del cuerpo. La abundancia de sales de ácido úrico indica la abundancia de sentimientos agresivos solidificados porque estuvieron largo tiempo retenidos. "Vivo frustraciones y sentimientos agresivos en mis relaciones desde tanto tiempo que mi atención está únicamente fijada en ello."
 
Pero diferentes rasgos de carácter también pueden causar  cálculos en el riñón: ser muy autoritario, incluso extremadamente duro para consigo mismo y los demás, decidir y hacer  elecciones en "reacción", quedarse seriamente enganchado al pasado, carecer de voluntad y confianza.
 
Los cálculos renales implican a menudo un estiramiento interior entre la voluntad y las decisiones que llevan a un exceso de autoritarismo: sabiendo que se es débil y que se tiene miedo, se "movilizan" todas las fuerzas disponibles en un mismo lugar para cumplir ciertas tareas, y cuando el período de estrés ha pasado, esta concentración se endurece formando los cálculos. Es necesario volver a  empezar y encontrar cierta paz interior si se quiere dejar de tener cálculos. Debería pensar menos en situaciones conflictivas y en ciertos problemas porque, siguiendo así, se impido ir hacia delante. 

 


cálculos

Escribir un comentario