Sbye

Centros de Salud Integral

Mi relación de pareja me hace sufrir

 

 

Las canciones, las películas, la literatura... nos hablan de amores apasionados, amores que nos hacen sufrir. De hecho, se ha convertido en una creencia que si un amor te hace sufrir es que hay mucho amor.

Una expresión que manifiesta esta creencia es:

- ¡No ves cuánto sufro, no te das cuenta de lo mucho que te quiero!

 

 

 

 

 
 

El Amor

 

Os invitamos a reflexionar un poco:


- ¿Para qué deseas estar enamorad@? ¿Qué buscas teniendo pareja?


Ve a la verdad última, al motivo último, a aquel que no puedas desgranar más. Por ejemplo, puedes haber contestado:


- Quiero tener pareja para tener hijos.


Aquí debes seguir preguntándote:


- ¿Y para qué quiero tener hijos?


Una posible respuesta es:


- Quiero tener hijos porque quiero educarlos, compartir con ellos y dejarle mis cosas y mi conocimiento, quiero saber qué se siente siendo padre o madre...


Vale, sigue preguntado:


- ¿Para qué quieres compartir con ellos, dejarle tus cosas...?


Quizá ahora contestes:


- Porque creo que esto me haría feliz.

 

 

 

  

pareja ser feliz

Si aquí,  si vuelves a preguntar: ¿Para qué quiero ser feliz? Ya no hay posible contestación, quieres ser feliz para ser feliz. Esta, por tanto, es la contestación última.


Haz este ejercicio y verás cómo llegas a la misma conclusión: quieres ser feliz.


Y ahora os preguntamos: Si quieres ser feliz, ¿cómo puedes estar buscando un amor que te hace sufrir?

 

¿Cómo detectar una relación de pareja tóxica?

 

Realiza este sencillo cuestionario, puntúa con 1 las que cumplas íntegramente y con 0,5 las que sea solo a veces o en parte. Si tu relación es sana no deberías contestar ninguna positivamente:


1. ¿Sabes que tu pareja te miente, te oculta cosas o no es sincer@ contigo?


2. ¿Te pasas más días llorando y sintiéndote impotente que feliz y plen@?

 

3. ¿Tu pareja no te trata bien, te habla mal, te insulta, te humilla, te menosprecia, te falta al respeto?

 

 

 

 

dependencia emocional

 

 

4. ¿Tu pareja no te valora, no te admira?


5. ¿Te genera ansiedad su modo de ser o de comportarse con los demás?


6. ¿Al lado de tu pareja dejas de ser tú, te anulas, pierdes tu esencia y te obsesionas en ser lo que él quiere?


7. ¿Sientes que no tenéis proyectos en común, deseados de corazón por los dos?


8. ¿Sientes que no compartís aficiones ni ilusiones?


9. ¿Tu pareja te dice lo que tienes que hacer, cómo debes hablar o comportarte?


10. ¿Tu pareja te juzga, te critica, te anula?


11. Cuando intentas comunicarte con tu pareja, para que comprenda tu punto de vista, ¿no eres capaz de llegar a ningún resultado? ¿Te dice que todo es culpa tuya (por tus celos, por tu inseguridad, por tu falta de autoestima, por tu debilidad, por tu dejadez, etc)?


12. Si te paras a analizarlo y lo razonas, ¿ves claro que debes cortar tu relación pero sientes que no puedes estar sin él y siempre te dices que realmente le quieres o en el fondo te quiere y debes aceptarle cómo es?


13. ¿Habéis dejado reiteradamente la relación?


14. ¿Piensas que tu pareja cambiará aquello que siempre genera ruptura porque realmente os queréis?


15. ¿Te quejas a menudo porque es o se comporta de esa manera concreta, por qué hace esas cosas que tan poco te agradan?


16. ¿Sientes que estás tolerando comportamientos que no te hacen sentir bien?

 

 

 

¿Qué nos pasa?

 

Ahora que has descubierto que realmente estás en una relación tóxica para ti, te preguntarás cuál es la razón, qué hace que busques y necesites esta relación, qué hace que no puedas romperla, y qué te lleva a engañarte de tal manera que sientes que no puedes vivir sin esta relación.


Te lo resumiré en dos palabras: Dependencia Emocional.


Cuando hablamos de dependencia emocional nos referimos a la incapacidad de cortar una relación de pareja, aun cuando es totalmente necesario hacerlo.


Es una adicción que genera una necesidad desmesurada e irracional hacia el otro, en la que perdemos nuestra libertad, y por cada minuto de falsa libertad que pasamos, derramamos demasiadas lágrimas.


Queremos mantener esa relación a cualquier precio, aunque estemos sufriendo sin mesura, nos obsesionamos con el otro, nos sometemos a él y nos humillamos hasta el extremo, a cambio de un poco de falsa ternura.


El fondo de este comportamiento siempre es el mismo, una baja autoestima y valoración propia de la persona dependiente.


Cuando hay dependencia no hay amor, uno no quiere al otro porque no hay los ingredientes necesarios, ni él me quiere ni yo le quiero, simplemente estamos enganchados.

 

miedo dependencia emocional

 

Si el amor ni se ve ni se siente entonces no existe o no te sirve.
 
 

¿Por qué seguimos con esa relación?

 

Por necesidad, por miedo, sentimos que si lo perdemos no podremos llevar nuestra vida, que es indispensable para nosotros. Esta es la definición de apego.

 

dependencia emocional admiracion

 


¿Qué miedos hay detrás? 

 

- Le concebimos como una persona fuerte y junto a él sentimos una seguridad y protección que no sentimos solos.
- Lo concebimos como alguien muy inteligente y que nos ayudará a tomar mejores decisiones.
- Lo concebimos como una persona que todo lo arregla y lo soluciona, y que siempre soluciona los imprevistos.
- Nos aterra la soledad, creemos que nosotros solos no seremos capaces de salir adelante.
- Nos aterra no encontrar a otra persona, nos aterra pensar que solo él o ella nos ha podido amar.

Etc.


Como puedes ver el trasfondo de la dependencia emocional es una gran inseguridad o baja autoestima. Nos enganchamos por nuestra inseguridad, por nuestra escasa valoración, por nuestros miedos a no poder hacer lo mismo sin nuestra pareja y vamos tolerando cada vez más esta falta de amor que nos deprime y nos aniquila poderosamente.

 

 

¿Por qué a nosotros? ¡Otras personas parecen tan felices!

 

Las personas que sufren dependencia emocional no tienen un criterio definido de qué deben tolerar y qué no; suelen cuesstionar y se dicen:


- Seguro que soy yo la que no sabe interpretar.


Por eso el otro, se vuelve un manipulador con ellas, porque ellas no demuestran seguridad, ni criterios firmes. Siempre están poniéndose en el lado del otro, nunca en el propio. Son personas con una gran sensibilidad y una gran capacidad de amar. De niños siempre intentaban agradar a sus padres y profesores, intentaban ser los niños buenos. Le influían muchísimo las reprimendas o sentían que sus padres le retiraban su amor cuando no se portaban según sus exigencias.


Por tanto están dispuestas a cualquier cosa con tal de seguir recibiendo amor. Y llegan a un estado de confusión muy alto cuando por un lado no se sienten bien con el objeto de su amor, pero después él o ella vuelven diciéndole que la necesitan. Eso es lo que al final acaba alimentando esa relación perniciosa.

 

 

 

a nosotros 

 

¿Qué podemos hacer?


La única vía posible es el autocrecimiento, el desarrollo personal, aprender a querernos. Pero esto que ya tantas veces hemos oído no parece tan fácil, ¿verdad? ¿Cómo aprendo a quererme?


Es muy importante para salir de esta situación comprender que hay actitudes que no debemos tolerar. Para ello hablarlo con un amigo puede ser muy interesante; este amigo, aunque haga lo mismo que nosotros, a nosotros siempre nos va a decir que esa actitud no debemos tolerarla.

 

 

pareja feliz

 

 

Si no tenemos un amigo, quizá podamos leer libros que nos ilustren y de este modo sentirnos apoyados y guiados.


El mejor recurso lógicamente es contar con ayuda profesional ya que acortaremos mucho el camino y detectaremos con mayor prontitud las creencias que nos estás impidiendo crecer.


Además de entender que hay actitudes intolerables, también debemos comenzar a trabajar nuestros miedos, nuestras inseguridades. Para detectarlos te dejamos dos fórmulas:


- Completa la frase: "no quisiera qué..."

Por ejemplo: no quisiera que mi hijo creciese sin un padre al lado, no quisiera que mis padres se enterasen, no quisiera vivir solo o sola ...

 

- Escribe en una columna las cualidades que crees que tiene tu pareja, las razones por las que la admiras, y en otra columna puntúa en ti esas mismas cualidades, ¿las tienes o no? Aquellas que puntúes bajas en ti te indicarán tus miedos y la razón de tu apego.


Hasta que no crezcas, no podrás alcanzar una relación amorosa satisfactoria y sin dependencia emocional. Hasta que no te ames, nadie te va a amar como te mereces. Y mientras vivas esta inseguridad todas tus relaciones futuras seguirán siendo insatisfactorias. Por tanto, ¿a qué esperas?

 

Escribir un comentario

Suscribirse

Suscríbete a nuestras newsletters y mantente siempre informado.
captcha 
Términos y Condiciones