Sbye

Centros de Salud Integral

Las grasas saturadas no son tan malas

 
 
 
 
Una dieta baja en carbohidratos es más efectiva para perder peso y reducir el riesgo cardiovascular que una dieta baja en grasas. Esta es una de las conclusiones de un reciente estudio publicado por una prestigiosa revista científica norteamericana. Las preguntas que suscita esta afirmación es si son tan malas las grasas como se ha creído al menos hasta ahora y si ha sido un error o un acierto defender su eliminación de nuestra alimentación.
 
 

Grasas saturadas, ¿buenas o malas?

 
Hace tiempo que los asesores nutricionales de Sbye - Centros de Salud Integral ponemos en entredicho que la grasas saturadas sean las responsables directas de muchos problemas de salud. Ahora, y después de décadas demonizándolas, prestigiosos nutricionistas estadounidenses empiezan a pensar como nosotros y  a afirmar que las dietas altas en grasas no son las culpables de problemas cardiovasculares.
 
Este cambio radical de postura es consecuencia de las conclusiones de un estudio en el que si dividió a 148 persona en dos grupos, uno que seguía una dieta baja en grasas y alta en carbohidratos y otro cuyos miembros se alimentaban con una dieta alta en grasas y proteínas y baja en carbohidratos, ambos grupos sin limitación en las calorías y con la recomendación de que ingirieran frutas y verduras.
 
Si bien ambos grupos perdieron peso, los integrantes del segundo grupo, los que seguían una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas saturadas y proteinas,  perdieron el doble de peso, además de mantener o ganar masa muscular.
carnes

 

 

mantequilla

 

Pero si estos resultados pueden ser sorprendentes, todavía hay más. Y es que los que seguían una dieta alta en grasas y proteínas y baja en carbohidratos, redujeron más que los miembros del otro grupo los niveles de colesterol y triglicéridos e incrementaron el colesterol HDL, conocido como colesterol bueno. 
 
Por tanto, quienes siguieron la dieta alta en grasas redujeron su riesgo de padecer un problema cardíaco durante los próximos 10 años.
 
Este no es el único estudio que va en la misma línea. En la última década se han publicado diversas invetigaciones que demuestran que la restricción de carbohidratos frente a las grasas reduce los triglicéridos más que cuando se limitan las grasas. 
 

La clave está en el equilibrio

 
¡Cuidado! Esto tampoco nos da carta blanca para comer grasas saturadas hasta saciarnos. Seguramente debemos de replantearnos nuestras creencias sobre las grasas, aunque también es cierto, que es necesario seguir investigando cuestiones como esta. 
 
Un dato a destacar es que en el planteamiento del estudio se incluyeron también hidratos pero de baja carga glucémica y una gran riqueza nutricional y con propiedades alcalinizantes y antioxidantes, hablamos de las frutas y las verduras.
 
Mientras los científicos siguen investigando, en Sbye - Centros de Salud Integral seguimos recomendando que con moderación podemos comer de todo, la clave está en el equilibrio.
 
 

Escribir un comentario

Suscribirse

Suscríbete a nuestras newsletters y mantente siempre informado.
captcha 
Términos y Condiciones