Sbye

Centros de Salud Integral

Una alimentación adecuada

 

 

La mayor parte de nuestro cuerpo, el 95%, es agua, y después están las proteínas, minerales como el calcio o el fósforo de los huesos principalmente, la piel u otros órganos, el hierro de nuestra sangre o nuestro pelo, las grasas de nuestra retina, las neuronas, la piel...

 

 

 

 

 

Nuestra energía

 
La energía la obtenemos principalmente de la glucosa y de las grasas. Somos como una máquina hecha de todo lo que hemos dicho anteriormente y nuestra caldera, nuestro metabolismo, es la encargada de quemar nutrientes para generar energía. 
 

Piensa en tu coche, ¿qué combustible le pones? Seguro que no nos dices cualquiera. Pues a nuestro cuerpo, hoy en día, le estamos poniendo el primer combustible que encontramos o nos ponen delante. Y estamos ya pagando un precio alto por no saberlo, porque la mayor parte de las enfermedades actuales, especialmente las crónicas aunque también las víricas, tienen una relación directa y/o indirecta con la alimentación. Y no solo estamos hablando de enfermedades físicas como el reuma, la osteoporosis, o la artritis, sino también neuronales y psíquicas, como la depresión, el alzheimer, el párkinson o el trastorno bipolar.

Gasolina

 

 

Necesitamos una alimentación adecuada todos los días

 
No todos los nutrientes los podemos almacenar o sintetizar, y sin embargo cada día millones de células de nuestro cuerpo se mueren y otras tantas nacen, es lo que denominamos, catabolismo y anabolismo.
 

comer de mayores

  

 

 

Si todo el tiempo estamos reconstruyéndonos no sirve que solo nos preocupemos de comer bien cuando somos bebés o cuando nos acordemos.
 
¿Sabías que no hay estructura en tu cuerpo que tenga más de 15 años? La piel se repone cada mes, las células de la sangre cada dos años y los huesos, tardan entre doce y quince años en reponerse por completo.
 
Imagina tu casa, las paredes se agrietan y tú le pones parches de agua en lugar de utilizar yeso o cemento… Pues al comer alimentos sin nutrientes eso mismo es lo que haces con tu cuerpo, generando un elevado desgaste.
 
Pero además todas las funciones de nuestro cuerpo se inician con nutrientes: vitaminas, oligoelementos, etc son los interruptores de todo lo que te sucede: una sonrisa, un guiño, una patada a un balón, una idea, etc.
 

Incluso las diferencias de carácter son distintas composiciones nutricionales. Se sabe qué carencias en uno u otro nutriente determinan nuestros comportamientos. Es por ello que podemos afirmar que ¡somos lo que comemos!

Nuestra consulta explicada en vídeos