Sbye

Centros de Salud Integral

 

 

 La persona dependiente emocionalmente busca de forma desesperada que la amen y la acepten. Esa ansiedad es la que provoca que el verdadero amor se aleje.

 

Los psicólogos le han llamado dependencia emocional a la relación de pareja que viven aquellas personas que por miedo a perder a la otra persona van renunciando a lo que son o realmente quieren. Actúan en el día a día para agradar al otro, para tenerle, para recibir de la otra persona afecto e incluso admiración, pero olvidándose de ella misma.

 

 

 

 

Las relaciones dependientes

Son relaciones muy frustrantes y que generan gran daño emocional y en la autoestima de las personas que las viven, especialmente de la persona que desempeña el papel más dependiente, más sumiso, es decir, de la persona que se amolda. Son relaciones de telenovela, muy dramáticas y apasionantes, con episodios teatrales y con constantes idas y venidas, la relación se interrumpe y se inicia de nuevo.
 
Si en tu relación lloras más que disfrutas, seguro que estás en una relación de este tipo. Son muy difíciles de romper debido al gran enganche que genera en los dos. Por miedo a perder a la otra persona se es capaz de realizar verdaderas pruebas de amor, por lo que se va alimentando la relación con actos que van confundiendo a ambos y que se van interpretando como pruebas de amor apasionado, pero en el fondo, la tristeza subyace en la relación.
 
Sólo se puede amar libremente a otra persona cuando nos amamos libremente y sin condicionantes a nosotros mismos, es decir, cuando nos acpetamos tal y como somos y nos damos cuenta de que somos personas con defectos y virtudes pero al fin y al cabo personas con valía. 
 
Cuando nos amamos no permitimos lo que un dependiente emocional permitiría, no tememos mostrarnos tal cual somos y quien se acerque a nosotros nos querrá de este modo, ya que será el modo en que nos estamos enseñando.

 

 

 

dependiente emocional

 

 

Cuando nos amamos a nosotros mismos no fingimos porque no tenemos miedo a estar solos, es decir, a estar sin una pareja a nuestro lado, nos acercamos a una relación tranquilamente, sin prisas y ansiedades y dejando que el tiempo sea quien determine el resultado de la misma.

 

 

 

¿Cómo sé que mi relación es dependiente?

 
Te invitamos a contestar a las siguientes preguntas y si la mayoría son afirmativas, desde Sbye te recomendamos que busques crecer de forma individual para que puedas salir de esa relación dependiente y no engancharte de nuevo con otra que será similar. 
 
 

pelea pareja

 

 

  • - ¿Pasas más tiempo llorando y sintiendo impotencia, que feliz?
  • - ¿Piensas que tu pareja te miente?
  • - ¿Cuándo intentas comunicarte con tu pareja te cuesta o no llegas a ningún resultado, te dice que todo es culpa tuya o que siempre tergiversas todo?
  • - ¿Al lado de tu pareja dejas de ser tú y te comportas de modo distinto a como lo haces con familiares y/o amigos?
  • - ¿Has dejado otras relaciones personales -amistades- por tu pareja?
  • - ¿Habéis roto la relación reiteradamente pero siempre volvéis?
  • - ¿Tienes la sensación de estar tolerando comportamientos que no te hacen sentir bien?
  • - ¿Piensas que no podrías seguir sin tu pareja?
  • - ¿Dudas constantemente de lo que sientes o tu pareja siente por ti?
  • - ¿Cada vez que hablas de esto con amigos sientes que una y otra vez cuentas lo mismo?

 

 

 

Enamorarse

 
A todos nos agrada enamorarnos a primera vista, pero no siempre el resultado final es el que deseamos. Y es que sentir esa química con otra persona no es garantía de éxito. La razón estriba en que sentimos química por las personas afines, las que reconocemos, las que tienen atributos o características que ya hemos tenido presentes anteriormente en nuestra vida.
 
En el caso de las mujeres es muy probable que ese hombre por el que se siente de pronto una intensa atracción se parezca a su padre y en el caso de las hombres a su madre. Por tanto, el éxito de la relación vendrá condicionado a si la relación con ela progenitor ha sido satisfactoria o no. Si no lo es, las características que al principio valorarás por haberlas reconocido, pronto comenzarás a rechazarlas, ya que será un trabajo que tampoco has resuelto con tu padre o con tu madre.
 
Por tanto, nos enamoramos siempre de la personalidad de la otra persona, de lo que refleja ser, de sus características. De esta forma el enamoramiento persistirá mientras las características persistan, o en caso de que esa persona cambie con el tiempo, de que las características nuevas también sean valoradas por nosotros. De este modo si valoramos la fortaleza de nuestra pareja, solo la amaremos mientras nos la muestre, en el momento en que sintamos que nuestra pareja ya no es fuerte, dejaremos de sentirnos satisfechos con ella. 
 

 

 

 

 

qumica amorosa

 

Y es que normalmente buscamos en el otro lo que nos falta a nosotros y nos enamoramos de aquella persona que parece tener lo que a nosotros nos falta. Y aquello que en nosotros odiamos, lo buscaremos suplir con la otra persona, y en el momento que el otro ya no nos lo proporciona, nos quedamos frustrados.

 

 

 

Amar es algo distinto a enamorarse

 

Solo se puede amar cuando uno se ama a sí mismo, cuando no hay miedo a la apertura, cuando hay confianza y respeto, comunicación y entendimiento.

 

Puede haber enamoramiento sin amor, como en las relaciones dependientes, o amor sin enamoramiento, aunque en las relaciones de pareja siempre debería haber alguna proporción de ambos. 

 

amor y compromiso

 

  

 

 

 

 

El enamoramiento sano debería sustentarse en las diferencias entre lo femenino y lo masculino (huimos de decir hombre y mujer, puesto que esta no es la única relación de amor posible entre dos personas). Lo masculino se enamora de lo femenino porque lo necesita para equilibrarse y lo femenino de lo masculino. Pero ambos en su individualidad.

 

Amar siempre viene de nosotros, por eso sentimos más amor cuando lo damos que cuando lo recibimos. Podemos amar a una pareja como podemos amar a nuestros amigos, familiares, mascotas o lugares preferidos. Amar es un sentimiento de unión con el objeto de nuestro amor.

 

Pero la relación de pareja tiene más componentes. Uno es el amor, lógicamente, pero también hay una dosis de enamoramiento muy vinculada a nuestra naturaleza sexual. Por otro lado son relaciones que necesitan compromiso. La mayoría de las personas creen que la relación debe fluir porque hay amor, pero la realidad demuestra que debemos construirla y esto se hace porque hay compromiso. Las reglas son de cada pareja aunque existen reglas universales sin cuya presencia la relación probablemente no sobrevivirá, como son el respeto y la libertad.