Sbye

Centros de Salud Integral

 

El azúcar es más adictivo que la cocaína, es el causante de la mayor parte de los problemas de salud de nuestra sociedad. A pesar de ello incluso los alimentos infantiles llevan dosis peligrosamente elevadas de azúcares. 

Gracias a un experimento con ratas realizado el pasado año en el laboratorio del Connecticut College, se han demostrado algunos de los efectos dañinos del azúcar.

Cuando los roedores podían elegir entre cocaína y azúcar, la mayoría elegía lo segundo, incluso en ratas que antes habían probado la cocaína, lo que demuestra el gran poder de adicción del dulce.

De hecho, son los azúcares añadidos, y no la grasa, los verdaderos causantes de unos índices de obesidad realmente alarmantes.

 

 

 

El tabaco del siglo XXI

Es difícil encontrar alimentos sin azúcares añadidos, los cuales son tan adictivos que cada día los alimentos necesitan ser más azucarados para que sean gustosos para nuestro paladar y que nos sacien. La razón radica en un hecho orgánico, nuestro cerebro trabaja con azúcar, que es capaz de que nuestro cuerpo segregue serotonina de forma inmediata y la serotonina es la hormona que nos hace sentir bien, sin miedo, ni ansiedad e incluso nos ayuda a dormir.
 
 
Pero como toda droga, el azúcar tiene su lado oscuro, y es que a más cantidad menor es el efecto, y esto es debido a que también estimula una hormona asociada a la diabetes, la insulina. Esta hormona es la causante de que engordemos. Se activa con la presencia de azúcares en la sangre y, curiosamente, su función es la de bajar el nivel de azúcar llevando el sobrante a formar grasa en el cuerpo.
 
Al comer estamos introduciendo azúcar en la sangre a través de ese bocado dulce y ya, de forma inmediata, no tenemos azúcar, por lo que queremos más. 
 
Esta adicción al azúcar la estamos  pagando muy cara debido a que genera todo tipo de enfermedades. Comenzando por las caries de nuestra boca y la diabetes como enfermedades directamente asociadas a este factor, realmente toda enfermedad está directamente o indirectamente relacionada con el exceso de azúcar. Y esto es así porque el exceso de insulina provoca una respuesta permanentemente inflamatoria en nuestro cuerpo, y esta inflamación acaba generando siempre una enfermedad.
 
Es como estar cada día irritando una zona del cuerpo hasta que la irritación es tan insoportable que se vuelve dolorosa y manifiesta. Este fenómeno es lo que en medicina comienza a llamarse Inflamación Silenciosa.
 

 

 

 

 

helado

 

Además, acidifica mucho el pH de nuestro cuerpo y esto es como decir que "pudre" nuestro interior, como el agua cuando se estanca. Por tanto, contribuye a la enfermedad y a la más temida de todas, el cáncer.

 

sanwiches

Está por todas partes

 
El azúcar hoy se ha convertido en una epidemia. Incluso marcas conocidas de alimentación infantil lo usan descaradamente en cantidades más elevadas de las recomendadas por la OMS para un adulto.
 
Nuestros niños crecen con la adicción al azúcar en su cuerpo, un comportamiento que sin duda les hará ser adultos menos saludables y totalmente adictivos a un ingrediente superficial con nulo valor nutricional. Además, más allá de la obesidad infantil, los expertos avisan: "si su hijo va mal en el colegio lo primero que debe hacer es eliminar el azúcar de su dieta."
 
Cualquier producto precocinado, envasado, por ilógico que nos debiera parecer lleva algún contenido de azúcar. ¿Se te ocurriría echar azúcar a tu crema de verduras, a tus verduras congeladas o al queso para untar? Pues esto es lo que está sucediendo en los artículos que compras en tu supermercado. Debido a su bajo contenido nutricional y  sabor (ya que ambos factores van unidos) se le introducen un sinfin de saborizantes, entre los que destacan el azúcar y la sal.
 
Quizá no sepas que hay otros alimentos que sin llevar azúcar directamente se comportan como tal en nuestro cuerpo. Las pastas, las harinas, el pan, las galletas, el arroz blanco, las deliciosas palomitas de maíz... son alimentos con un gran poder glucémico y esto quiere decir que elevan el azúcar en sangre de una manera muy poderosa, y es que al final el almidón se convierte en glucosa en nuestra sangre y, por tanto, en azúcar. En nutrición se le denomina "calorías vacías", es decir, alimentos que proporcionan energía pero que no nos nutren. Los enemigos número uno de la salud y una figura esbelta.

 

 

 

Los alimentos más azucarados

 
¿Se puede llegar a imaginar que un café caramelizado con nata tamaño pequeño contenga hasta 11 cucharaditas de azúcar? ¿Y que una lata de Coca-Cola tenga nueve cucharaditas de azúcar? Esta lata de Coca-Cola eleva el azúcar en sangre como lo puede hacer 1 tableta de chocolate, ¿cuántas te estás tomando tú?
 
Los resfrescos junto con las "chuches y pastelería" son los alimentos más azucarados de tu supermercado, siguiéndoles muy de cerca las cremas de chocolate o los cacaos solubles para el desayuno, a partir de ahí están los cereales para el desayuno, las galletas, los zumos, la fruta envasada, las mermeladas y las bebidas para deportistas.
 
Pero la mala noticia es que prácticamente las dos terceras partes de tu supermercado están compuestas de alimentos perjudiciales para la salud debido a su alto poder glucémico e inflamatorio. Esos yogures o postres de leche a los que tanto nos hemos habituado, son alimentos que deberíamos consumir con mucha moderación. Hasta los yogures que venden bajo la denominación de light o favorables para tu línea, tienen un alto contenido en azúcares y por tanto te están además engordando.
 
Con estas noticias, quizá ahora también entiendas por qué necesitas comer tan poco y aún así no consigas adelgazar. Todo lo que estás utilizando para delgazar, te está engordando.

 

 

 

palomitas de maiz